ORGULLO 2020

Sara Levesque

Se dice que el orgullo es un pecado. El pecado suele ir de la mano de la violencia. Yo recomiendo durante un día completo la NO VIOLENCIA. De ningún tipo. Ni siquiera un grito. Por parte de ninguna clase social. Quizá si todos hiciéramos eso y paralizáramos el país, se convertiría en noticia mundial. Lo propongo porque nunca se ha intentado y porque necesitamos la violencia tanto como un pez necesita gafas de buceo.

Si lo extrapolamos a cada ocasión, 1.440 minutos de silenciar la rabia supondrían 1.440 momentos de apreciar que no estás pisando la Tierra sino que el planeta te sostiene porque desea sentirte sobre él. 1.440 instantes verdaderos, no #instantes de postureo. 1.440 oportunidades donde un parpadeo de amistad valdría más que mil palabras de crueldad. 1.440 ocasiones donde miraríamos y veríamos que podemos acabar al día siguiente con la supervivencia prohibida, muertos por la infección de nuestra propia herida y el resto de países nos recordarían como los necios que prefirieron el orgullo suicida antes que la Vida merecida. 1.440 situaciones donde nos alcanzamos a abrazar y, en su lugar, elegimos disparar.

Quizá la responsabilidad del ciudadano consista en mantener la esperanza y unir a los demás. Habrá alguien que posea envergadura suficiente como para abrazar y unir a diez personas. Habrá quien logre unir a cien. Habrá quien sea capaz de unir a dos… La NO VIOLENCIA es la mejor opción porque los de arriba tendrán plata pero los de abajo cuentan con un Corazón de oro. Para mí, eso vale más. Así debería ser para todos. Y no solo durante 1.440 minutos.

Solo unidos conseguiríamos que nuestros pasos y su acción busquen la misma dirección para avanzar juntos sin coacción ni presión. Y si alguna vez tuvimos que recular ante un posible resbalón, siempre fue sin orgullo ni sumisión. Nuestra mejor decisión fue afrontar cualquier tropezón mientras nos levantábamos al compás de la unión entre tu Alma y mi Corazón. El resultado es la sanación de la censura que nos estrujó durante mucho tiempo la liberación.

De todas formas, querido Lector, si alguna vez sufres una pesadilla, construiré un atrapasueños multicolor para que desmenuce todo recuerdo que te duela. En el momento en que sientas que empieza tu lucha interior te abrazaré muy fuerte, sujetándote para que no recules, volviéndote irrompible. Cuando tengas miedo, a caricias y sin dejar de mirarte a los ojos te desharé el temor para que cada día de tu Vida esté repleto de sonrisas cuando toque aprender una lección; para que este Orgullo 2020 esté cargado de firmeza en el siguiente paso si sufriste un pisotón; valentía para resucitar al niño interior y echar los deseos escritos al buzón; fortuna para que toque la lotería de los abrazos y el premio sea de un billón; cordura para que ni hombres ni mujeres fallezcan por agresión; bondad para que el mayor delito de un ladrón sea el de robar un Corazón; equilibrio para saber alimentar al pobre y al ricachón; sabiduría para erradicar del planeta el insulto «maricón»; paciencia para no dejarse llevar por el abatimiento y la depresión; coraje a la hora de caminar en dirección a tu vocación; paz en la guerra de las armas y el dinero para que declaren su rendición…

Es verdad que, en ocasiones, la existencia resulta tan dura como sobrevivir con el Corazón negro. Pensamientos brunos. Ideas oscuras. Hollín en las aceras. Espesa niebla entre tinieblas. Sucias miradas cargadas de ironía airada. Sombríos pasillos donde luce todo menos el brillo. Tristes comentarios orgullosos sobre otro para sentirse poderoso. Sombras a las que perseguir sin dejar de sufrir. Tinieblas perpetuas donde una vez existió la luz, y ahora solo sabemos cargar con una pesada cruz. Cambiar la cama por un ataúd, enterrándonos bajo blancas sábanas como si fueran un alud. Desafortunados pasos en tu camino donde tropiezas una y otra vez con tu lado más mezquino. Alma atezada por el terror a cometer un nuevo error.

A veces, hasta la luz del sol parece tener un tinte opaco. Pero no hay que olvidar que siempre existe alguien dispuesto a entregarte un arrumaco. Porque tú eres la única persona que robó con éxito tu Corazón en su propio atraco. Vivir envuelto en una espesa negrura puede ejecutarte la cordura; permite que te abrace por la cintura con dulzura y podrás comprobar que la negrura, en realidad, no dura.

Tú, que te miras al espejo y sabes quién eres.
Tú, que te miras y te cuesta reconocerte.
Tú, que cargas con tantas etiquetas que podrías confeccionarte la manta más
colorida.
Tú, que no permites que se te pegue ningún rótulo.
Tú, que sientes miedo y, aun así, eres muy valiente.
Tú, que aborreces la violencia…
Yo me siento orgullosa de ti, no solo hoy sino todo el año porque tú y solo tú,
querido Lector, haces un Orgullo precioso. ©

Sobre la autora

Sara Levesque

Me llamo Sara. Escribir es mi gran pasión. Empecé para superar el desamor, a modo de terapia. Como no lo conseguí, permanecí agarrada al lápiz, por si las moscas. Soy una romántica que no tiene remedio. Ni lo quiere. Una amante de las palabras a la que no conoce nadie, que se pasa los días reescribiendo su vida. Una adicta al café solo, a asfixiarse entre cigarros, a escribir de madrugada, y a todo lo imposible. No me asusta madurar; me asusta madurar sin haber aprendido nada de verdad. No me da miedo llorar; me da miedo dejar de reír. No me asusta sufrir; me asusta no saber vivir. Soy audioprotesista por dinero y una excusa, soñadora por culpa de las musas, y Escritora por amor al arte y a mi naturaleza inconclusa. Lo primero es un trabajo para ganarse la vida, lo segundo es mi estilo de vida, y lo tercero es lo que me mantiene con vida. www.bohemiateadoro.wordpress.com es mi hogar. Bienvenidos.

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *