Literatura Gratificante, Bondadosa y Transparente

Mundo LGBT Sara Levesque Literatura 2

Sara Levesque

 

—¿Cuál de tus personajes es el hombre? —me preguntaron una vez.

—¿Cuál de tus hemisferios cerebrales te funciona? —quise responder. Al final, opté por no entrar en ese juego. 

La literatura LGBT siempre ha sobrevivido en un discreto segundo plano debido al contenido de sus letras. Me he topado con cada perla sin sentido que me ha hecho pensar que vivía en el Paleolítico. El desconocimiento puede ser muy peligroso y, por ello, pienso que hay que seguir visibilizando la temática LGBT en cualquier ámbito, con especial hincapié en el literario. 

Una vez, escribí junto a una amiga para una asociación sobre un autor LGBT destacado de cada continente. Ella dividió América en dos y se concentró en esa parte del planeta. Yo me encargué del resto. La que más me llamó la atención fue la autora que elegí para Europa: Jeanette Winterson. 

Conocí sus letras siendo adolescente. Sus libros fueron solo el inicio de un camino en el que yo pedía socorro y comprensión a gritos en un mundo que se había quedado sordo. He leído casi todo de ella. Sin duda, me resultó muy emocionante leer ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal? ¿Por qué me impactó tanto? Porque me sentía identificada con ella, dado que ambas somos escritoras y homosexuales.

La literatura de temática LGBT es una ventana para arrojar desde ella nuestros miedos al «qué dirán», «qué pensarán», «me van a encasillar», no para lanzarnos nosotros al vacío. Es un lugar para compartir con el mundo secretos, realidades, vergüenzas, lágrimas, amores y hasta actos de rebeldía. Algo que Jeanette retrata a la perfección en dicho libro, dado que llegó a la conclusión de que siendo lesbiana era normal y, lo que es más importante, feliz.

 

Mundo LGBT Sara Lavesque Literatura 1

 

Me topé una vez con un comentario que me llenó de tanta frustración que el argumento que intenté exteriorizar se atropellaba a sí mismo y fui incapaz de contestar en el momento. Lo que quería responder hubiese sonado tan soez que tendría que haber venido a mi lado la persona que pone los pitidos en los resúmenes de los programas de televisión para disimular lo que me nacía decir. 

Me dijeron «¿por qué no escribes sobre algo “hetero”? Te estás cerrando puertas» –sí, yo también resoplé con los ojos cerrados en un puño–. Dejé pasar el tiempo, pues necesité mucho para calmarme, y mi respuesta fue bastante diplomática y realista, a mi juicio. Expliqué que no podía centrar la temática de mis escritos en algo «hetero» –por utilizar su misma expresión–, debido a dos motivos. 

El primero, que el Arte, en cualquier disciplina, no se puede forzar. Se debe escribir de lo que te nace. Si se distorsiona a propósito, el resultado no es auténtico. Yéndome a un extremo muy radical, si yo –hablo por mí– hago eso con mis palabras, no las estaría escribiendo, pasaría a prostituirlas. 

El segundo y, quizá, al que más me aferro a día de hoy, es el siguiente. Yo redacto heridas desde mi Corazón roto de desamor –me falta esa parte del cerebro que te dice cómo elegir bien a la pareja, qué le vamos a hacer–. Meto el bolígrafo entre mis cuatro válvulas y escribo con sangre en vez de tinta. Cuando coloco el punto y final a una novela, estoy cosiendo al mismo tiempo el último punto que confecciona mi cicatriz. Si alguien lee mis aventuras de amor malogrado entre dos mujeres y da la casualidad de que dicha persona está pasando por la misma situación, si mis experiencias plasmadas con tinta sirven para que se sienta un poquito menos sola y que sea consciente de que alguien más ha sobrevivido a lo mismo, mi labor como Escritora habrá merecido la pena cuando llegue al final de mis días. Tocar el Corazón dolido de un Lector desconocido es la mejor recompensa que el trabajo de Escritor puede tener. Mejor incluso que el dinero. Supongo que, por ello, siempre afirmo que no escribo relatos ni novelas sino abrazos.

 

Mundo LGBT Sara Lavesque Literatura 2

 

En el ámbito de las letras no existen las excusas, solo versos coloridos. Caricias para sentimientos doloridos. Valentía para cuando la esperanza ya se ha ido. O, si lo prefieres ver de esta manera, un roto para un descosido. Tú también puedes escribir de lo que quieras, solo debes tener el Corazón convencido. Si te hacen daño, muéstrales cómo del abatimiento has renacido. Que no digan que la duda te ha vencido. ¡Qué más da que al público le guste tu estilo o que te critiquen con gruñidos! No tiene nada de censurable defender las palabras con el ceño fruncido, siempre y cuando seas consciente de que no has fingido, aunque declames un secreto a voces de esos que hacen mucho ruido. Desde mi folio en blanco eso es lo que te pido.

A mí me rechinan los latidos del Corazón solo de pensar que, en pleno siglo XXI, todavía haya que aclarar que cualquier condición sexual es normal y natural. Las letras LGBT componen, sin dar más rodeos, la Literatura más Gratificante, Bondadosa y Transparente del mundo entero.

Sobre el autor

Sara Levesque

Me llamo Sara. Escribir es mi gran pasión. Empecé para superar el desamor, a modo de terapia. Como no lo conseguí, permanecí agarrada al lápiz, por si las moscas. Soy una romántica que no tiene remedio. Ni lo quiere. Una amante de las palabras a la que no conoce nadie, que se pasa los días reescribiendo su vida. Una adicta al café solo, a asfixiarse entre cigarros, a escribir de madrugada, y a todo lo imposible. No me asusta madurar; me asusta madurar sin haber aprendido nada de verdad. No me da miedo llorar; me da miedo dejar de reír. No me asusta sufrir; me asusta no saber vivir. Soy audioprotesista por dinero y una excusa, soñadora por culpa de las musas, y Escritora por amor al arte y a mi naturaleza inconclusa. Lo primero es un trabajo para ganarse la vida, lo segundo es mi estilo de vida, y lo tercero es lo que me mantiene con vida. www.bohemiateadoro.wordpress.com es mi hogar. Bienvenidos.

Recibe nuestra newsletter
y no te pierdas nada

3 respuestas

  1. Sara, me encanta leerte y, que plasmes tus vivencias. Desde hace muy poco te sigo soy de Perú, ya me conoces por las redes sociales y, concluyó que hacer lo que amas nos da vida y mucha satisfacción.
    ?✌

    1. Muchas gracias por tu apoyo, Camila. Me alegra que te guste lo que escribo y dediques tiempo a su lectura. No dejes tú tampoco de hacer lo que amas. Un abrazo 🙂

  2. Sara como siempre maravillosa. Yo también he suspirado y casi cierro los ojos ante la estúpida pregunta.
    Te entiendo porque a las dos nos falta esa misma parte del cerebro y lo suplimos con tinta y papel. Que mas da lo que seamos. Somos escritoras y escribimos desde dentro. Y sí me encanta como escribes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *