¿El ciprés un árbol homosexual?

cipreses en museo Dalí
victor-rodriguez-gago

Víctor Enríquez Gago

¿Cuál es su origen? ¿Por qué se relacionada con la muerte? ¿Qué significado poseen los cipreses en la cultura occidental?  ¿Dónde suelen encontrarse y por qué? Estas serán algunas las preguntas que iremos contestando a continuación a medida que hablemos del ciprés, un árbol legendario que cuenta con un origen en la mitología griega que os sorprenderá.

Quiero comenzar dando las gracias a Mundo LGBT y a todos sus seguidores por darme de nuevo la oportunidad de escribir entre sus redes. La última vez hablé sobre la situación de la homosexualidad en la Antigüedad. Hoy lo haré de un árbol de sobra conocido por todos, pero que esconde en la cuna de la cultura griega un relato fantástico que lo relaciona directamente con la homosexualidad y con la percepción del propio árbol en la actualidad. Además, aprovecharé la ocasión para hablar de otras cuestiones relacionadas con el mismo, que también pueden seros interesantes. Me encantaría conseguir que os guste la cultura grecorromana tanto como a mí, pues todavía seguimos teniendo mucho de ella sin ser conscientes. Resulta que hasta en los cementerios encontramos referencias del mundo LGBT apoyadas por esta cultura. 

En Grecia y Roma no era raro mantener relaciones homosexuales, prueba de ello encontramos en la mitología que nos da notables testimonios de esto. Hay muchas divinidades que mantienen relaciones con personas de su mismo sexo, pero en concreto hay una que vive más que el resto. Apolo, y no me estoy refiriendo al programa espacial que lleva su mismo nombre, era el dios de la belleza masculina, las artes, la música, la medicina, el sol, entre otros campos de acción para los griegos y romanos. Este vivió bastantes aventuras amorosas de todo tipo, aunque muchas de ellas acabaron en desgracia. Hoy solo me centraré en la que tiene relación con nuestro árbol para no saturaros de información y que lo disfrutéis mejor.

Apolo en la Acrópolis de Atenas
Apolo en la Acrópolis de Atenas

En cuanto al ciprés, el propio nombre del árbol lo encontramos en latín como: cupressus, -i [-us], en griego clásico aparece como κυπάρισσος, «Kyparissos». En el País Vasco se le llame gau-arbola, ‘el árbol de la noche’. Como dato os diré que más de 128 especies de árboles y arbustos  toman su nombre a partir de él.  Relacionado con su etimología descubrimos también el nombre de Cipariso, un joven relacionado con Apolo del que os hablaré a continuación.

Apolo y Cipariso, por Claude-Marie Dubufe (1821)
Apolo y Cipariso, por Claude-Marie Dubufe (1821)

Mito de Apolo y Cipariso

Cipariso era un joven hermoso al que muchos pretendían. Céfiro, dios del viento del oeste, o Silvano, una divinidad de los bosques o campos, se encontraban en su lista de rechazos. No tuvo la misma suerte Apolo, pues con su físico y personalidad conquistó al muchacho. Muchas fueron las tardes en las que Cipariso no pudo dejar de escuchar a aquel hermoso varón, su elocuencia lo había seducido por completo. Disfrutaron de la compañía del otro durante un tiempo y Apolo decidió regalarle un ciervo sagrado, con cuernos de oro y un collar de piedras preciosas y una medalla de plata. Este animal haría compañía a Cipariso sobre todo en las ausencias del dios. El joven se encariñó mucho con él, pues jugaban, dormían y se alimentaban juntos. El ciervo era tan amigable que se dejaba acariciar incluso por desconocidos. Un día al ver que Cipariso ya era suficientemente mayor, Apolo le regaló una jabalina para que aprendiese a cazar. Fue entonces cuando en un momento dado Cipariso se puso a utilizar su nuevo regalo y vio la sombra de una presa entre los arbustos próximos. No lo dudo y realizó un buen lanzamiento acabó sin quererlo con la vida de su amigo ciervo. El dolor que sintió Cipariso fue tan intenso que no podía dejar de llorar. Quiso quitarse la vida, pero al final pidió a los dioses que lo transformasen para guardar luto eternamente. Apolo cumplió su última voluntad y lo transformó en un ciprés, al cuerpo del muchacho fueron saliéndole ramas hasta tener una gran copa contemplando el cielo para su eternidad. Para despedirse el dios le dijo: “Yo guardaré duelo por ti y tú lo harás por todos los demás”. Desde ese momento los cipreses se convirtieron en un árbol consagrado a los difuntos.

El mito de Apolo y Cipariso aparece en las Metamorfosis de Ovidio (X, 106-142). Como escritor y profesor me he dado la libertad de haceros mi propia versión a partir del original en lugar de poneros una traducción. Espero que os haya gustado. En él vemos retratada la bonita relación entre un Apolo seductor y un Cipariso jovencito, ambos enamorados. Creo que además hay muchas cosas que hoy en día siguen estando presentes como, por ejemplo, las relaciones sentimentales sin importar la edad, los regalos o la importancia de la elocuencia, pues muchas veces nos dejamos llevar por el físico, pero nos quedamos con la persona por su interior. ¿Qué opinión tienes tú?

Monasterio de Santo Domingo de Silos
Monasterio de Santo Domingo de Silos

Este árbol, además de por la simbología de árbol triste o de luto a partir del mito, tuvo muy buen recibimiento en los cementerios, entre otros sitios, por dar sombra, por tener hoja perenne, consiguiendo así un ambiente más agradable para el lugar, y  por poseer su copa apuntando al cielo. Su simbología junto con estas razones, y alguna otra en la que no me voy a detener, lo hicieron indispensable en los lugares de descanso. En épocas remotas se tuvo por un árbol mágico y su madera, sus ramas, sus frutos y su resina eran utilizados por sus propiedades medicinales. También se creía que en la cultura mediterránea algunos colectivos pensaban que los cipreses podían repeler hechizos malignos. ¿Cuántos usos para el mismo árbol, eh?

En la literatura el ciprés también ha estado presente en bastantes testimonios. Algunos de ellos pueden ser: Hans Ch. Andersen en su obra Viaje por España o Fray Justo Pérez de Urbel en los versos que llevan como título  El ciprés del claustro. 

¿Quién nos iba a decir que nuestra costumbre de tener cipreses en los cementerios viene de un mito con relaciones homosexuales desde la Antigüedad griega?

Apolo y las Musas, óleo sobre lienzo pentyptych por Charles Meynier, Cleveland Museum of Art
Apolo y las Musas, óleo sobre lienzo pentyptych por Charles Meynier, Cleveland Museum of Art

Sobre el autor

victor-rodriguez-gago

Víctor Enríquez Gago

Víctor Enríquez Gago ha escrito desde que era un niño. Deshechó, por desgracia, sus primeras letras, pero un día alguien leyó unos versos en la pantalla de su móvil y lo convenció de que tenía que publicar. El resultado son, por ahora, cinco libros publicados en los últimos tres años, donde hay poesía, narrativa y teatro con una óptica intimista, cercana, reivindicativa en algunos casos e influenciada por su pasión por la cultura clásica, en otros. Puedes escucharlo en vivo y en directo, ya que hemos tenido el placer de conversar con él en este capítulo de nuestro podcast.

3 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *